Actualizado
domingo, 15 julio 2018
20:52
h
URGENTE

San Cristóbal deja un buen sabor de boca a los manchegos

Los más arraigados a esta tradición disfrutaron y enseñaron a los más pequeños lo familiar de la celebración
Ver comentarios

El primer fin de semana de julio es una fecha destacada en el calendario de los camioneros, conductores y todos aquellos que viven de la carretera al celebrarse el día de su patrón, San Cristóbal.

En Mancha Real, este día, se espera y se celebra con mucho cariño y devoción. Durante dos días, los cofrades de San Cristóbal festejan en honor de su patrón el gozar de su protección en la carretera un año más, recordando a aquellos que ya no están y enseñando a los más pequeños y a las nuevas incorporaciones lo bonito y familiar de esta celebración.

Es por esto que el primer día, el sábado por la mañana y fiesta grande de San Cristóbal, patrón de los conductores y camioneros, reúne cada año a multitud de grandes vehículos. En la inmediaciones de la gasolinera La Planeta, donde se encuentra la hornacina en la que está el Santo, comienzan a llegar desde bien temprano los primeros vehículos que después realizarán el pasacalles. Los camioneros y sus familias adornan camiones, coches y motos para hacer el recorrido por las distintas calles del municipio en su tradicional ofrenda floral al Santo y recogida de alimentos para Cáritas Mancha Real en la ermita de San Marcos. Con sus particulares bocinas anuncian su llegada y sus vítores a su protector, al digno de ver y que atrae a multitud de vecinos que a las puertas de la ermita esperan al paso de los camiones. Alrededor del mediodía finaliza este recorrido con su llegada al recinto ferian donde los distintos camiones, coches y motos esperan ser bendecidos. Antes de esto, los cofrades de San Cristóbal junto a sus familias disfrutan de una comida de convivencia.

Sobre las ocho de la tarde tuvo lugar la misa en honor a San Cristobal y la procesión del santo desde la iglesia de San Juan Evangelista hasta el recinto ferial.Tras la llegada, el párroco Mariano Cabeza bendijo a los distintos camiones y coches. Ya por la noche, los miembros de esta hermandad se engalanan para realizar su cena de gala en los salones de Puerta Real.