Actualizado
martes, 16 octubre 2018
14:14
h
URGENTE

Nueva ordenanza sobre la acústica para mejorar la calidad ambiental

La norma regula los estándares de ruido en diferentes espacios
Ver comentarios
|
07/10/2018
  • CONSENSO. Representantes de la Junta de Gobierno durante el pleno.
    CONSENSO. Representantes de la Junta de Gobierno durante el pleno.

El último pleno de la Corporación Municipal de La Carolina aprobó, por unanimidad, la Ordenanza Municipal del Protección Contra la Contaminación Acústica, una iniciativa que persigue dotar a la ciudad de un nuevo marco legal que mejorará la calidad ambiental. La norma, tal y como explicó el portavoz y concejal de Medio Ambiente, Marcos Antonio García, regulará los estándares de ruido tanto en los espacios exteriores, consolidados y futuros crecimientos urbanísticos, como en los interiores. La nueva ordenanza, al mismo tiempo que fija los horarios, delimita los niveles de ruidos en veladores exteriores, zona de carga y descarga, actividades en locales, obras en la vía pública, pirotecnia y fuegos artificiales.

Se trata de un texto muy extenso en el que se trabaja desde el pasado mes de febrero y en el que se tuvo en cuenta la normativa andaluza y nacional, que se adaptó a las peculiaridades de La Carolina. Con la aprobación de la ordenanza se da “respuesta a las demandas vecinales, pues ahora cuentan con un instrumento que regula el marco de convivencia”, explica el edil. Así, se introducen dos conceptos novedosos. En primer lugar, el mapa de ruidos que creará un diagnóstico de la situación actual y, en segundo, el establecimiento de una zonificación acústica que determinará los niveles y zonas de actuación. Siguiendo el orden del día de la convocatoria, se trató también la modificación de crédito (suplemento para mayores ingresos y la delegación de competencia del pleno para la aprobación de precios públicos en Junta de Gobierno). El quinto punto del orden del día fue la alteración de bienes, procedimiento de desafectación de bienes mueble (vehículo y grúa del servicio de Bomberos) y, el sexto, operaciones de crédito: las necesidades de la Tesorería Municipal para hacer frente al pago de proveedores. El séptimo, el reconocimiento extrajudicial de créditos y el pago pendiente de aplicación. Por su parte, el octavo consistió en la declaración de urgencia de inclusión en el orden del día de la aprobación del Plan Económico-Financiero del Ayuntamiento. Al no existir, se incluyó y el plan se aprobó, al igual que el resto de los puntos.