Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
22:30
h
URGENTE

Un millar de viviendas en vilo por el revés judicial al PGOU

La Manseguilla, Tentesón, Cerro Molina y Los Bermejales “sin consolidar”
  • TRABAJO. Manuel Fernández, Julio Millán y África Colomo con vecinos de las zonas SUNC.
    TRABAJO. Manuel Fernández, Julio Millán y África Colomo con vecinos de las zonas SUNC.

Su denominación legal deja claro que son suelo urbano no consolidado, de ahí que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) se haga referencia a La Manseguilla, el Tentesón, Cerro Molina y Los Bermejales con el acrónimo SUNC, unas siglas en las que viven unas tres mil personas, a una media de tres por el millar de viviendas repartidas por estas urbanizaciones de las afueras de la capital que llevan en un limbo legal desde principios de la década de los 2000. Juan Francisco Molina, representante de los residentes en La Manseguilla, no oculta que la situación está “jodida” con la suspensión del PGOU.

Para dejar de tener la coletilla de no consolidada, esta barriada, como el resto de las SUNC, tienen que constituirse en junta de compensación vecinal para ir avanzando en el proceso para la urbanización, parcelación y dotación de servicios para, en la última fase, ser recepcionadas por el Ayuntamiento. El problema es que las viviendas y las dotaciones van más avanzadas que los trámites burocráticos y el freno al PGOU llega al principio del proceso, prácticamente. Gregorio Rodríguez, de Cerro Molina, confía en que la reunión solicitada con el alcalde, Javier Márquez, arroja luz, pero deja claro que es un varapalo que se frente un planeamiento urbanístico que, por fin, reconocía su situación y José Alcalá, presidente de la asociación vecinal de esta zona de la ciudad, incluida en la Federación Objetivos Comunes, reconoce que se les pone por delante un panorama complejo. Manuel Montejo, de Jaén en Común, ya se reunió con representantes de estos residenciales y les dejó claro la idoneidad de trabajar sobre el PGOU de 1996, el único que tiene garantías, para aclarar su situación. Ayer hizo lo propio, a petición de los afectados, el secretario general del PSOE, Julio Millán, que reclama al Ayuntamiento que lidere la respuesta y aproveche el decreto de la Junta 2/2012 que ofrece alternativas para legalizar esto tipo de viviendas en toda la comunidad andaluza.

El alcalde se reúne con el director de Urbanismo

El primer contacto oficial entre la Junta y el Ayuntamiento para abordar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que echa por tierra el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Jaén llega dos semanas después de que se conociera el fallo. Este dictamen del alto tribunal andaluz zanrandea el documento redactado por la Administración local, y aprobado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que entró en vigor en 2016, después de que se aprobara en 2014, con el compromiso de que el Gobierno local subsanara alguno reparos. Hoy, el alcalde de la ciudad, Javier Márquez, se reúne con el director General de Urbanismo, Alejandro Márquez, a partir de las diez y media de la mañana, en la Casa Rosa, en Sevilla, sede de la Consejería. Cabe esperar que, después de esta mesa de trabajo al más alto nivel, se informe de los pasos que van a dar las dos administraciones para tratar de garantizar el futuro de proyectos que ya hay en marcha en la ciudad, conforme al PGOU que la Justicia pone en entredicho, como la construcción del centro comercial Jaén Plaza.

Mientras la Junta estudiaba si recurría o no la sentencia, el Ayuntamiento maniobró y presentó un recurso, ante el TSJA, con el objetivo de demostrar indefensión en el proceso. Este paso da más tiempo al actual PGOU, vigente mientras que no sea firme el demoledor dictamen en su contra. Eso sí, aparte de este proceso, hay, al menos, otros tres pleitos más en contra del documento urbanístico, pendientes de resolver.