Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
16:56
h
URGENTE

“La cocaína que me vendió casi me mata”

El fiscal pide más de 5 años de cárcel a un acusado de traficar con drogas gracias al testimonio del comprador
  • JUICIO. El acusado responde a las preguntas de su abogado durante el interrogatorio en la Audiencia.
    JUICIO. El acusado responde a las preguntas de su abogado durante el interrogatorio en la Audiencia.

La Audiencia fue ayer el escenario de un juicio muy poco común. En el banquillo se sentó un vecino de Torredelcampo acusado de un delito contra la salud pública por trapichear con cocaína. Lo llamativo del caso es que quien lo denunció ante la Guardia Civil fue uno de sus clientes: “Me vendió una droga que casi me mata. Me dijo que era ‘farlopa’ y me metí una raya y no me morí de milagro. Eran pastillas”, relató este hombre, que declaró como testigo. Añadió que llevó al cuartelillo el gramo de cocaína que, presuntamente, el acusado le entregó a un amigo y las conversaciones de “whatsaap” en las que cerraban el trato. “Un caso curioso”, admitió el propio fiscal. Con ese único testimonio del “arrepentido”, el Ministerio Público mantuvo su petición de cinco años y once meses de prisión para Francisco Javier M. P., ya que le aplica la agravante de reincidencia. Este hombre ya fue condenado en 2013 por el mismo delito.

El procesado negó los cargos con vehemencia y juró y perjuró ante el tribunal que es inocente. “A ese hombre lo conozco únicamente de vista, de las ferias. Jamás le he vendido”, aseguró a la sala. “¿Y por qué ese hombre lo denunció y dijo que le había suministrado la droga?”, le preguntó el fiscal a continuación: “En una ocasión, le presté 300 euros. Cuando le pedí que me devolviera el dinero, se inventó toda la historia”, aseguró Francisco Javier M. P.

El argumento de la defensa para pedir la absolución es que el cliente actuó movido por el rencor y una enemistad manifiesta. “Su testimonio es muy poco creíble”, argumentó el letrado en su alegato final. “A pesar de vivir en un pueblo pequeño, la Guardia Civil no lo tenía en su punto de mira”, añadió. No obstante, el fiscal considera que hay prueba más que suficiente como para condenar a Francisco Javier M. P. por un delito contra la salud pública y pidió cinco años y once meses de cárcel.