Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
13:37
h
URGENTE
Imagen MIGUEL LECHUGA
Miguel Lechuga

Prohibido aburrirse

Ver comentarios

El verano en Jaén se hace muy largo, y eso que este año ya nos hemos quitado bastantes días de calor. Ahora toca poder disfrutar de actividades que durante el resto del año, por otras ocupaciones, no podemos disfrutar. “Prohibido aburrirse” debería ser nuestro lema durante estos meses que podemos estar algo más relajados. Para conseguirlo basta asistir o participar en alguna de las actividades que a diario se organizan a lo largo y ancho de nuestra geografía provincial. Hoy comienza en Cazorla el festival Bluescazorla, dentro de unos días hará lo propio Etnosur en Alcalá la Real, y así hasta cinco festivales con los que poder disfrutar este verano en nuestra provincia, todos patrocinados por la Diputación Provincial de Jaén; pero la cosa no queda ahí, porque si consultamos su agenda turístico-cultural podemos ver otras propuestas apetecibles. Si visitamos la página del Ayuntamiento de Jaén la lista de actividades se alarga y podremos encontrar alguna que nos levante del sillón que seguro nos encantará. Si visitamos las páginas culturales de nuestros ayuntamientos, seguro que las actividades se multiplican. Así, bien quedándose en la misma localidad, bien recorriendo unos pocos kilómetros, podemos disfrutar de cine, teatro, música, festivales, visitas guiadas, exposiciones, etcétera. Sin ir más lejos, esta noche podemos disfrutar de un concierto de Joan Manuel Serrat en Baeza que, bajo el título “Mediterráneo da Capo”, será todo un espectáculo. No trato de hacer una lista de actividades porque sería aburrido, tan solo trato de llamar un poco la atención para evitar la queja, para que nos activemos, para que disfrutemos de la cultura en nuestros pueblos y ciudades, para que nos dejemos sorprender por el trabajo de actores, músicos, guías, pintores, escritores, etcétera, que se ocupan en transmitirnos valores, para que no se pierdan tradiciones, para conectarnos con la imaginación, para provocarnos sueños, para hacernos partícipes de leyendas, en definitiva, para que el lema “prohibido aburrirse” se haga realidad y el mundo de la cultura esté más presente en nuestras vidas.