Actualizado
miércoles, 20 junio 2018
19:50
h
URGENTE

“El premio me permite regresar a esta tierra”

“Me hace mucha ilusión el Premio Jaén Mar de Olivos porque me ofrece la oportunidad de volver a esta tierra que me trae recuerdos de infancia”
Ver comentarios

La palabra Jaén siempre sonó en su casa en forma de banda sonora. Le hablaba tanto su abuela de esta tierra que cuando recibió la llamada de este periódico para anunciarle el premio Jaén Mar de Olivos supo que era cuestión del destino. Bisnieta de jiennense, la actriz Natalia Verbeke recibirá, el día 15, uno de los galardones más interesantes de cuantos entrega Diario JAÉN en la Gala Jiennenses del Año. Recibirá su peso en aceite, una metáfora matemática que confía en que no se cumpla porque ella, de demostrado espíritu solidario, repartirá el “oro líquido” entre quien más quiere. Le ilusiona regresar a una tierra que, en cierto modo, le pertenece.

—El próximo 15 de junio recibirá el considerado “Goya del Aceite”, un galardón que tienen en sus manos personalidades como Miguel Ríos, “Joselito”, Víctor Manuel, Juan José Padilla, Luis del Olmo o Ana Belén. ¿Qué significa para usted recibir el Premio Jaén Mar de Olivos?

—Me hace mucha ilusión. Y además me ofrece la oportunidad de volver a esta tierra que me trae recuerdos de infancia.

—¿Conoce la cultura del aceite de oliva virgen?

—En profundidad no, pero sé que ya en las civilizaciones antiguas lo llamaban oro líquido y ¡cuánta razón tenían!

—¿Es un producto que consume habitualmente?

—¡Sí! Y no sólo lo consumo gastronómicamente hablando, soy consumidora de la cosmética a base de aceite de oliva, también que da unos resultados increíbles.

—¿Tiene pensado qué hará con su peso en aceite que se llevará en la entrega de Premios Jiennenses del Año, el próximo día 15?

—Lo compartiré con mi familia seguro, pero no te creas que mucho (ríe) porque en mi casa es uno de los productos que más nos gusta. Lo consumimos ya en el desayuno. No hay una forma mejor de empezar el día.

—¿Qué conoce de la provincia de Jaén y qué imagen tiene de ella?

—Conozco el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. Vine hace años con mis padres y fue un viaje de esos largos en coche con paisajes maravillosos. Y la ciudad también, con su precioso Castillo de Santa Catalina y los Baños Árabes. Pero una de las cosas que me ha hecho feliz de este premio es poder volver porque hace muchos años de aquello.

—Jaén es olivar, es aceite y, también, ejemplo del Renacimiento. ¿Cree que el patrimonio jiennense se conoce fuera de la provincia?

—Creo que es una de las localidades más desconocidas de Andalucía. Pero su potencial turístico es impresionante y yo apuesto porque el año que viene consigan su objetivo con el mar de olivos de ser Patrimonio de la Humanidad.

—Este 2018 está de gira teatral con “Espía a una mujer que se mata”. ¿Qué otros proyectos tiene en mente o en previsión?

—Tengo pendiente un proyecto televisivo y otro en teatro. Pero estoy volviendo al ritmo habitual de trabajo poco a poco para centrarme este año en disfrutar con mi hija.

—¿La veremos pronto en la pequeña pantalla?

—Eso espero. Ahora se están produciendo series de una gran calidad y que la gente demanda. Así que encantada de participar en un proyecto de este calibre.

—Después de veinticuatro años de trayectoria y de pasar por el cine, el teatro y la televisión, ¿se siente una artista completa?

—Creo que un artista siempre está en proceso de aprendizaje y adaptándose a los cambios. Me siento agradecida de haber podido trabajar tanto en cine como en teatro y televisión. En ese sentido, creo que he podido hacer realidad muchos sueños, pero, aviso, ¡voy a por más!

—¿Cuál es la disciplina artística que más le atrae?

—No podría quedarme con una porque todas me aportan cosas muy distintas y con todas puedo redescubrirme y crecer profesionalmente. Lo que me gusta realmente es poder alternar y sumar experiencias.

—¿Hay algún personaje que sueña con interpretar algún día?

—Me gustaría hacer de Satine en el musical Moulin Rouge en teatro.

—¿Alguna vez rechazó un papel?

—Sí. Cuando no me ha enamorado un proyecto, sea en la faceta que sea, he optado por no sumarme a él. Y lo he hecho sintiéndome libre y asumiendo las consecuencias.

—¿Qué opina del papel actual de la mujer en el cine y de los roles de belleza y edad?

—Creo que estamos en un momento de despegue. Nos encontramos en una era femenina que nos está abriendo puertas y está aparcando algunos cánones de edad y belleza que encasillaban a muchas actrices. Y cada vez más vemos productos cinematográficos escritos, dirigidos y protagonizados por mujeres que son de mucha calidad y demuestran que relegarnos es un error. La edad es conocimiento y eso siempre enriquece. No se puede penalizar a las mujeres por hacerse mayores.

—¿Cómo lleva ser famosa y que la comparen con otras mujeres por su forma de vestir?

—No es algo que me afecte. Me encanta la moda y me gusta vestirme con diseños con los que me veo bien.

—Queda claro que artistas como usted, considerada una de las actrices con mayor proyección del panorama nacional, con su presencia en acontecimientos tan importantes como la Gala Jiennenses del Año contribuye a engrandecer el nombre de Jaén y de los premios en sí. ¿Le da vértigo tanta responsabilidad?

—Para mí es un honor que me hayan hecho merecedora de este premio y, desde luego, si eso contribuye a que se hable de esta preciosa tierra y a que más gente quiera venir a disfrutarla y a empaparse de la cultura del aceite de oliva, pues mejor que mejor.

—¿Qué espera llevarse de Jaén, aparte de su peso en aceite?

—(Ríe)... Pues me llevaré seguro las ganas de volver y algún que otro recuerdo lejano de las historias que sobre esta tierra se contaban en casa de mi abuela.

“para mí es un honor que me hayan hecho merecedora
de este galardón”