Actualizado
martes, 16 octubre 2018
20:49
h
URGENTE

Un “Punto morado” para vigilar las agresiones sexuales

Iniciativa de Comando Sororidad y Acción Feminista, junto al Ayuntamiento
  • LLENO. El recinto ferial Alfonso Sánchez Herrera, repleto, durante las celebraciones del año pasado.
    LLENO. El recinto ferial Alfonso Sánchez Herrera, repleto, durante las celebraciones del año pasado.

El Ayuntamiento, a través de las áreas de Juventud, Igualdad, Festejos y Policía Local, colabora con los colectivos feministas Comando Sororidad y Acción Feminista para poner a disposición de las mujeres que disfruten de la fiesta un “Punto morado” durante la Feria de San Lucas 2018 y así prevenir agresiones sexistas. La iniciativa consiste en la instalación de una carpa en el recinto ferial Alfonso Sánchez Herrera, desde la que se ofrecerá información sobre los pasos que deben seguirse ante el acoso o las agresiones machistas. Asimismo, la campaña cuenta con la participación de voluntarias, identificadas mediante un brazalete lila, que tienen como misión acompañar, desde los primeros momentos, a las víctimas de este tipo de delitos. Según informó el Ayuntamiento, la presencia de estas últimas no sustituye los cometidos de la Policía Local, Protección Civil, fuerzas de seguridad, servicios sanitarios, así como los de otros recursos puestos a disposición de las mujeres por parte de entidades e instituciones públicas.

Buena parte del personal encargado del “Punto morado· están formadas como educadoras y trabajadoras sociales, trabajadoras sociales o psicólogas, entre otras. Aún está abierta la posibilidad de contribuir al funcionamiento de este espacio y las interesadas en ello pueden ofrecerse en el Ayuntamiento o bien dirigirse directamente al “Punto morado”, con el fin de recibir la información y las indicaciones necesarias para ello. La colaboración municipal se centró en la cesión del espacio para la instalación de la carpa e integrar la actividad en los dispositivos de seguridad previstos para la Feria de San Lucas 2018. Con motivo de los festejos, el Ayuntamiento, en colaboración con otras administraciones y las fuerzas del orden pone en marcha un dispositivo específico con el que se quiere garantizar el bienestar de todos los que acudan al recinto ferial, un despliegue que incluye el centro de la ciudad, uno de los escenarios previstos para la feria durante el día. El pasado año, las agresiones sexuales fueron la nota negativa de las celebraciones, lo que motivó una reflexión por parte de todos los responsables públicos. Se recordó la necesidad de tener tolerancia cero con este tipo de conductas y se recomendó denunciarlas de inmediato.