Actualizado
domingo, 09 diciembre 2018
21:40
h
URGENTE

“Es un orgullo decir que contribuyo a la exploración del espacio”

Ver comentarios
|
27/09/2018

Imagine que con tan solo 25 años lanzan una aplicación desarrollada por usted al espacio. Esta es exactamente la historia de Luis García Millán, un joven jiennense que estudió Ingeniería de Telecomunicaciones y que trabajó para la Agencia Espacial Europea, que tiene orbitando sobre la tierra un software para ayudar a los astronautas. Hasta el momento, lo considera su mayor logro en la investigación: “Es poder decir que hay una solución creada por mí que está ayudando a la humanidad en la exploración del espacio”.

Su actividad no queda ahí, y, siendo un tipo activo como él se define, tiene varios proyectos. El primero de ellos es Sol Galaxy, que consiste en “una empresa que he fundado junto a tres personas más, Salvador García, José Manuel Pérez y Juan Carlos Cuevas, estos dos últimos profesores de la Universidad de Jaén. Esta viene a acercar a las empresas, a las personas y a la sociedad a la cuarta revolución industrial”. Además, tiene otras dos actividades, una lanzada desde la propia empresa, en colaboración con la Universidad de Jaén, “Space talks Jaén”, un evento en el que vamos a acercar el espacio a la sociedad jiennense el 12 de noviembre en el Aula Magna. La segunda tiene que ver con las redes sociales, donde transmite su conocimiento a los demás: “Soy muy activo y tengo mis propios canales en los que hago divulgación científica, divulgación tecnológica, hablo del espacio, de la nueva sociedad y tecnología, y lo hago simplemente por compartir, por enseñar mi experiencia”.

Con todo lo conseguido a la corta edad de 25 años, Luis García define su amor por la ciencia como algo fortuito: “Fue un poco de rebote y por el apoyo de mi padre. Yo me fui a Alemania como joven expatriado, en su momento, buscando mejores condiciones laborales, aprender algo que pudiera traerme a la provincia y entonces, haciendo un máster de telecomunicación allí recibí una oferta de trabajo de la Agencia Espacial, apliqué y me cogieron. En mi primer día descubrí el mundo del espacio, mis conocimientos hasta ese momento sobre la tecnología y la ciencia eran muy pocos y allí todo me parecía ciencia ficción. Ese día decidí que el resto de mi vida quería dedicarlo a estos temas”.