Actualizado
domingo, 09 diciembre 2018
21:40
h
URGENTE

Encuentro del obispo con el Papa

La Diócesis de Jaén le traslada su cariño y adhesión en su vista al Vaticano
|
11/10/2018

El obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez Magro, acompañado de seminaristas del Seminario Diocesano y fieles cristianos del Santo Reino, realizaron una visita a Roma para ver al Papa.

Según se recoge en un nota del Obispado de Jaén, el encuentro tuvo lugar en la Plaza de San Pedro del Vaticano, en la audiencia que cada miércoles ofrece el Papa. Al pasar el Santo Padre junto a los fieles congregados, se escuchaba al unísono, un grito fuerte que exclamaba: “¡Jaén con el Papa!”. Dicho grito fue coreado por los jiennenses que se encuentran en una peregrinación a Roma, organizada por la Diócesis jiennense y a la que se sumaron también los jóvenes seminaristas.

Al bajarse del papamóvil, el Sumo Pontífice saludó y habló brevemente con algunos de los seminaristas congregados en San Pedro. Los jóvenes le explicaron que eran unos seminaristas de Jaén, a lo que el Santo Padre, en un tono bromista, les espetó que si aún seguía habiendo seminaristas en Jaén. Tras la catequesis, en la que el Papa habló sobre la vida y, en concreto, sobre el quinto mandamiento, el Santo Padre defendió la vida desde el momento mismo de la concepción.

Y en ese sentido, manifestó: “¡No desprecien la vida! La vida de los demás, pero también la suya propia, porque incluso para ella vale el mandamiento: “No matar”.

Antes de concluir su catequesis, el Papa Francisco expresó sus saludos a los peregrinos de lengua española, en modo particular a los grupos llegados de España y América Latina: “Los animo a que siguiendo el ejemplo de Jesús, que vino a dar su vida por nosotros, sepamos acoger y proteger la propia vida y la de los demás en el nombre de Dios Padre”.

el obispo. Al finalizar la catequesis, el Papa Francisco saludó a todos los obispos y arzobispos que lo acompañaron en la audiencia, entre ellos al obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez Magro, quien al acercarse al Santo Padre, éste le recordó su anécdota con los seminaristas de Jaén. A la vez, el prelado le trasladó que Jaén lo quiere, que reza por él y le mostró su adhesión más inquebrantable a su Pontificado. La peregrinación comenzó la pasada semana y el encuentro de ayer miércoles con el Santo Padre fue su ecuador. Participan medio centenar de peregrinos, además de los seminaristas y el obispo. Entre otras actividades, visitaron la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, vinculada a México, así como la basílica mariana más grande de Roma, la de Santa María la Mayor. El obispo expresó su alegría por poder participar de la peregrinación y compartir el “pan de vida” con los fieles diocesanos, a los que animó a “vivir como discípulos misioneros siguiendo el ejemplo de María”.