Actualizado
miércoles, 18 julio 2018
17:54
h
URGENTE

COAG-Jaén lanza la voz de alarma por nuevos ataques de perros a la ganadería

|
17/04/2018

Los ganaderos de ovino caprino en extensivo vuelven a sufrir ataques de perros en sus explotaciones; un problema que, lejos de solucionarse, se está agravando, puesto que cada día son más los ganaderos que lo sufren.

En lo que llevamos de año 2018, son ya más de 500 ovejas las que han perdido a causa de estos ataques en la provincia. Los ganaderos se sienten, además, desprotegidos y perseguidos por los agentes del SEPRONA. Y es que no entienden cómo ellos tienen que cumplir estrictamente con la normativa vigente –algo con lo que se muestran totalmente de acuerdo, por lo que la acatan-, y hayan estado siendo multados por tener algún perro sin identificar (en varios casos cachorros con apenas seis meses, sobre todo en Santiago-Pontones) mientras se siguen encontrando problemas por ataques generados en su mayoría por perros con dueño, pero sin identificar

Los ganaderos recalcan que precisan de perros para poder desarrollar su actividad, pero los perros que atacan al ganado son de compañía o de caza. Por ello, se quejan de que son un colectivo perseguido y se encuentran desprotegidos. Lamentan, además, los ataques que “ha sufrido nuestro sector con numerosos robos de ganado, mientras que las investigaciones siguen sin aportar resultado alguno”.

A ello se une que, debido al sistema de manejo en la sierra es muy difícil encontrar a los animales muertos o mordidos para proceder a la baja de estos y poder demostrar ante los distintos tipos de seguro lo ocurrido. De la misma forma, alertan que los ganaderos pueden tener problemas para mantener las cargas ganaderas debido a todos estos problemas.

Ante esta complicada situación, el secretario general de COAG-Jaén, Juan Luis Ávila, y el responsable del sector ganadero, Antonio Punzano, solicita a la Administración que se tomen las medidas oportunas para solventar este gran problema del ataque de perros sin identificar, de forma que los ganadores dejen de seguir teniendo importantes pérdidas. Por ello, vamos a pedir una reunión a la subdelegada del Gobierno, Francisca Molina, para tratar de poner remedio a este asunto.