Actualizado
viernes, 20 octubre 2017
21:07
h
URGENTE

304.550 toneladas para el enlace

La campaña oleícola termina con un “stock” muy bajo, que mantendrá los buenos precios
|
12/10/2017
  • PRODUCCIÓN. Chorro de aceite de oliva virgen extra en una fábrica de la provincia jiennense.
    PRODUCCIÓN. Chorro de aceite de oliva virgen extra en una fábrica de la provincia jiennense.

Queda muy poco aceite. La Agencia de Información y Control de Mercados del Ministerio de Agricultura acaba de confirmar lo que el sector anuncia durante meses. La campaña de comercialización oleícola termina con lo que técnicamente se denomina “enlace cero” o, lo que es lo mismo, unas reservas de producto tan bajas que se hace indispensable la recogida de la aceituna para continuar abasteciendo al mercado.

Quedan 304.550 toneladas de aceite de oliva en España. De ellas, 177.910 se encuentran en los depósitos de las cooperativas y de las almazaras (hace un año había 190.000), mientras que 121.240 están en manos de los envasadores y distribuidores. Asimismo, las 5.400 restantes se encuentran en el Patrimonio Comunal Olivarero. Dentro de las 177.910 toneladas, la provincia que más reservas tiene almacenadas —y volverá a ser clave en la etapa de comercialización— es Jaén, con 78.798 toneladas. Curiosamente, se trata de una cifra muy similar a la del año pasado, cuando se guardaban 78.338.

Los operadores de mercado necesitan alrededor de 100.000 toneladas cada mes, por lo que el enlace viene bastante justo, ya que las 304.550 toneladas se utilizarán para suministrar a los compradores en octubre, noviembre y buena parte de diciembre, que será cuando se generalice la recogida masiva de la aceituna. No obstante, unas existencias tan bajas y una cosecha a la baja —que son las estimaciones que se tienen ahora mismo— sí que proyecta un escenario de precios rentables para los agricultores, es decir, la cotización del aceite de oliva seguirá fuerte y no hay duda que continuará por encima de los 3 euros por kilo en las operaciones de compra y venta en origen o, más bien, bastante cerca de los 4.

Reacciones. La Federación Española de Fabricantes de Aceite de Oliva (Infaoliva) afirma que acaba una campaña marcada por la bajada de producción en el ámbito mundial y por una subida de los precios en España, lo que ha permitido ofrecer al agricultor una alta rentabilidad por segundo año consecutivo. “La campaña ha finalizado sin tensiones importantes en el mercado y con gran estabilidad en el ritmo de exportaciones. Ahora, una vez detalladas las reservas, desde Infaoliva optamos por la cautela, pero no con preocupación. El principal problema es que nos encontramos ante un año muy seco”, afirma Infaoliva en un comunicado.

Por otro lado, Asaja destaca que ha sido una campaña de buenos precios para el agricultor y con un enlace muy justo. “Se trata de la cifra de enlace más baja de los últimos diez años. Ha sido una buena campaña para el olivarero. Con los datos que barajamos, no debería haber demasiadas tensiones a la baja en la cotización durante los próximos meses”, afirma el gerente de Asaja, Luis Carlos Valero. Además, invita a afrontar la modernización de la finca para incrementar la rentabilidad.

COAG calcula que se perderán 260 millones en el olivar por la sequía

COAG-Jaén insiste en la grave situación a la que se enfrenta el campo debido a la sequía. En concreto, se centra en el olivar, que afronta ya pérdidas debido a la escasez de precipitaciones recibidas en los últimos meses. En concreto, el secretario general de COAG-Jaén, Juan Luis Ávila, asegura que, desde el mes de abril y hasta la fecha, han caído en Jaén capital 48 litros por metro cuadrado (según los datos de la estación meteorológica de la UJA), mientras que la media de los últimos diez años es de 102 litros por metro cuadrado, es decir, una reducción del 60% con respecto a las cifras de la última década. “Es una situación muy preocupante que sitúa al campo en un momento muy complicado y compromete parte de la próxima cosecha”, avanzó Juan Luis Ávila en una comparecencia ante la prensa. Respecto a la próxima campaña, señala que es una temporada muy heterogénea en la que se pueden diferenciar tres situaciones: las explotaciones con riego en la zona del Guadalquivir, el resto de riegos y las de secano. Tras partir de una previsión inicial de cosecha algo inferior a la pasada, cuantifica en el secano unas pérdidas ya no reparables de entre un 20 y 30%. Considera que se perderían unas 70.000 toneladas de aceite, lo que se traduce en una pérdida de unos 260 millones de euros.

Pendientes del aceite de portugal

Recolección. Los operadores del mercado miran la cosecha mundial para elegir el lugar en el que comprar. Y ahora se fijan en Portugal. Este país ha crecido mucho en producciones superintensivas, que destacan por una recolección mecanizada muy rápida y por una maduración más temprana porque la variedad mayoritaria es arbequina en vez de picual. Los aceites portugueses tienen una buena aceptación en el mercado porque no defraudan en los parámetros de calidad, pese a que, luego, cuando compiten en los grandes concursos aún no llegan a parámetros muy altos —por lo general—. Pero, eso no quita que sean grandes vírgenes extra.