Actualizado
viernes, 20 octubre 2017
21:07
h
URGENTE

Posible atentado en Francia

La Policía francesa investiga a dos reclusos por planear un ataque
Ver comentarios
|
11/10/2017
  • TERRORISMO. Miembros de la Policía francesa frente a la Torre Eiffel.
    TERRORISMO. Miembros de la Policía francesa frente a la Torre Eiffel.

La Policía francesa puso bajo investigación a dos hombres encarcelados en una prisión francesa a pocos días de cumplir con sus condenas y ser puestos en libertad, acusados de planear ataques de terrorismo yihadistas, según pudieron informar a Reuters fuentes judiciales.

Más de 240 personas murieron en Francia desde el año 2015 en ataques perpetrados por grupos terroristas que habían jurado lealtad o se habían inspirado en Estado Islámico. Por otro lado, Francia cuenta con un amplio historial de presos que sufrieron de radicalización mientras cumplían condena por otro delito.

En este caso, los dos presos fueron interrogados en sus celdas de la prisión de Fresnes, situada en el sur de París, durante cuatro días antes de ser puestos bajo investigación policial de forma oficial, acusados de tener vínculos con Estado Islámico.

A principios del mes de octubre, el Parlamento de Francia aprobó una ley con la que potenciaba los poderes de vigilancia y actuación de la Policía francesa en relación con este tipo de ataques. Con la nueva normativa, resulta mucho más fácil para las autoridades policiales francesas cerrar mezquitas en la que se sospeche que se está incitando al odio y realizan actividades sospechosas. Varios grupos de Derechos Humanos denunciaron que esta legislación puede desencadenar violaciones a los derechos civiles de los afectados.

Los dos hombres, cuya condena finalizaba en pocas semanas, eran conocidos entre sus compañeros de cárcel por estar radicalizados, de acuerdo con la fuente judicial citada por Reuters.

La cadena de televisión francesa LCI informó de que los dos sospechosos estaban planeando perpetrar varios ataques contra los alcaides de la prisión y las autoridades policiales, mientras que otras fuentes cercanas a la investigación aseguran que sus intenciones iban más allá de los muros de la cárcel de Fresnes.

Además, se descubrió que los dos hombres mantuvieron contacto telefónico con otros reclusos radicalizados en otras prisiones francesas durante el cumplimiento de sus condenas.