Actualizado
lunes, 20 agosto 2018
22:21
h
URGENTE

Donald Trump y Kim Jong Un celebran hoy una cita histórica

El líder norteamericano y el coreano abordan una posble distensión nuclear
Ver comentarios
|
12/06/2018
  • SATISFECHOS. Kim Jong Un y Lee Hsien Loong estrechan sus manos.
    SATISFECHOS. Kim Jong Un y Lee Hsien Loong estrechan sus manos.

E l presidente estadounidense, Donald Trump, y el dirigente norcoreano, Kim Jong Un, tienen una cita hoy en Singapur para una cumbre que a todas luces será histórica pero cuyo resultado, entre otras cosas por el carácter de los dos participantes, es incierto, aunque la expectativa es que sirva de punto de partida hacia un proceso de desnuclearización de la península y un futuro tratado de paz. Después de que la retórica belicista entre ambos, que intercambiaron amenazas y apelativos despectivos —Trump llamó “pequeño hombre cohete” a Kim en varias ocasiones— durante meses en 2017 ante los continuados ensayos de misiles norcoreanos y una nueva prueba nuclear, llegara a lo que parecía un punto de no retorno, el que ambos mantengan el primer cara a cara al más alto nivel entre los dos países desde el fin de la guerra de Corea (1950-1953) es todo un hito. Todos los expertos coinciden en señalar que no cabe esperar que Corea del Norte acepte una desnuclearización de la península total y verificable sin ninguna contrapartida, habida cuenta de que esta es la mejor baza que Kim tiene para negociar en pie de igualdad con Trump.

Cita preparatoria de las dos Coreas

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, y el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, se reunieron con la mira puesta en la cumbre. Kim, acompañado de una extensa delegación, se trasladó a Istana -—residencia oficial del primer ministro— poco después de aterrizar en el aeropuerto de Changi en un vuelo de Air China procedente de Pyongyang, inaugurando así su agenda oficial. Los medios de comunicación singapurenses destacaron la “camaradería”, en palabras del ‘Straits Times’, entre Kim y Lee, que se estrecharon las manos varias veces con una amplia sonrisa antes de reunirse a puerta cerrada con la ayuda de intérpretes. “Todo el mundo está centrado en la histórica cumbre entre Corea del Norte y Estados Unidos. Gracias a tus sinceros esfuerzos”, le manifestó Kim.