Actualizado
viernes, 14 diciembre 2018
09:56
h
URGENTE

El cine inunda la capital de carcajadas con dos estrenos

La Loma estrena los largometrajes Fe de erratas y Que baje Dios y lo vea
  • CINE. Diego San José, junto a Juan Ángel Pérez, Curro Velázquez y Joel Bosqued en la Diputación Provincial.
    CINE. Diego San José, junto a Juan Ángel Pérez, Curro Velázquez y Joel Bosqued en la Diputación Provincial.

Dicen que la comedia es una forma graciosa de decir la verdad. Si así fuera, la capital se llenó de razonamientos certeros en los multicines La Loma gracias a la XVII Muestra de Cine Español Inédito en Jaén que organiza la Diputación Provincial. Este encuentro con el séptimo arte trajo a la ciudad Fe de etarras y Que baje Dios y lo vea, dos cintas que concluyen en sus tonos de humor y en ser trabajos que, por fin, se presentaban ante el público jiennense.

De esta manera, el guionista Diego San José, autor, junto a Borja Cobeaga, del guion de Fe de etarras, y el director Curro Velázquez, acompañado del actor Joel Bosqued en Que baje Dios y lo vea visitaron Jaén para encontrarse con el público durante la proyección de ambas películas y entablar con ellos un diálogo abierto a través del cual descubrir el impacto de sus trabajos, escuchar algunas críticas y, por supuesto, sonreír con los halagos.

“Tenemos la percepción de que la comedia es algo que despachamos para reírnos en un momento y que no suele tener poso, pero creo que también es un vehículo maravilloso para hablar de aquello que ha dolido, o duele, y que da miedo”, explicó San José durante la presentación de la cinta, y añadió: “Tanto Borja Cobeaga como yo, desde el programa Vaya semanita que hacíamos en Euskal Telebista, utilizábamos la comedia para vengarnos, en cierta manera, y casi darle una vuelta al drama que supuso el conflicto vasco. Queríamos, así, regalarle a la gente una especie de válvula de salida para sobrevivir”. En su opinión, el humor nunca soluciona lo ocurrido, no lo arregla, pero sí permite “no volverse loco”.

La cinta, protagonizada por Javier Cámara, Julián López, Miren Ibarguren, Gorka Otxoa y Ramón Barea, contó la historia de un peculiar comando, formado por un veterano que necesitaba demostrar que no era un cobarde, una pareja cuyo compromiso dependía de la continuidad de la banda y un manchego que creía que entrar en el comando le haría sentir como si fuera Chuck Norris.

El director de Que baje Dios y lo vea, por su parte, indicó sobre el argumento de su película: “Es la historia de un grupo de monjes que, para salvar su monasterio, tienen que ganar la Champions Clerum, una liga entre monjes, que existe de verdad a nivel europeo y en la que se saludan en el centro del campo con Ave María Purísima. Allí, no se hacen faltas en el terreno de juego”.

Uno de los monjes de este equipo monacal es Joel Bosqued, quien puntualizó: “Aunque no hemos visto una pelota en nuestra vida, hay que ponerse y sacarlo adelante, porque el monasterio lo van a cerrar y la única manera de salvarlo es ganar la Champions Clerum”.

El diputado de Cultura, Juan Ángel Pérez, presentó estos dos estrenos cinematográficos con gran orgullo. Para él, este muestra supone una gran oportunidad para los jiennenses de disfrutar del séptimo arte y poder asistir a estrenos que, de otra manera, no llegarían a la capital. Pérez reconoce, así, la importancia de la trayectoria de este ciclo dedicado al cine que, el próximo año, cumplirá su mayoría de edad y que mostrará, sin lugar a dudas, una programación mucho más potente y atractiva.

Mientras tanto, y hasta este sábado, continuarán los estrenos dentro de marcos como el XVI ciclo La noche del cortometraje argentino, que se realiza paralelamente en La Carolina y en la Biblioteca Provincial, así como en los multicines La Loma, que acogerán esta semana títulos como Las heridas del tiempo, Nieve negra, Estiu 1993, Tierra firme, No sé decir adiós, Solo se vive una vez o Selfie, entre otras.