Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
10:39
h
URGENTE

El traslado de inmigrantes deja la cárcel de Archidona vacía

El Ministerio del Interior traslada o expulsa a Argelia a los últimos detenidos
Ver comentarios
|
11/01/2018
  • CENTRO PENITENCIARIO. En las próximas semanas está previsto que las instalaciones funcionen como cárcel.
    CENTRO PENITENCIARIO. En las próximas semanas está previsto que las instalaciones funcionen como cárcel.

La cárcel de Archidona, en Málaga, que estaba funcionando como centro de internamiento de extranjeros, vuelve a estar vacía y pendiente de inauguración como centro penitenciario después de que el Ministerio del Interior haya expulsado a Argelia o trasladado a otros puntos del territorio nacional a los inmigrantes que aún quedaban en las instalaciones. Según ha informado el Ministerio del Interior, en total han pasado por este centro 572 inmigrantes, todos argelinos, desde finales de noviembre y han ido “poco a poco trasladándose” de forma que no queda nadie dentro del centro. “Ahora se procederá a reparar los daños que se han producido para que en las próximas semanas pueda funcionar como centro penitenciario”, dice en un comunicado.

Archidona fue construido como centro penitenciario pero el pasado mes de noviembre, cuando aún no se había inaugurado, el Ministerio del Interior decidió, avalado por siete jueces de Murcia, utilizarlo como centro de internamiento de forma temporal y como medida excepcional ante la falta de plazas en los CIE del resto de España para acoger a más de medio millar de inmigrantes que habían llegado a la costa sur en menos de una semana. La decisión generó una gran polémica, en primer lugar, porque la legislación española especifica que los CIE son centros de carácter no penitenciario y este edificio es el de una cárcel. Además, en principio presentaba carencias, como problemas en el suministro de agua potable o la ausencia de servicios médicos y de asistencia social que se fueron incorporando paulatinamente. El Defensor del Pueblo giró una visita a Archidona en sus primeros días de actividad como CIE y detectó “numerosas carencias” así como advirtió de que las condiciones en que se encontraban los internos, todos de origen argelino, no eran equiparables a las que tendrían en un centro de internamiento. Poco después, Andalucía Acoge denunció la existencia de menores de edad entre los inmigrantes recluídos en este centro, chicos que no habían cumplido los 18 años de edad y que por ello, no podían estar ni en un CIE ni en un centro penitenciario. Tras las realización de pruebas oseométricas, se ordenó la puesta en libertad nueve de estos adolescentes, cuya tutela fue asumida por la Junta de Andalucía. A mediados de diciembre comenzó la deportación a Argelia de los inmigrantes retenidos en el centro y en paralelo, se produjeron protestas dentro y fuera de las instalaciones. Mientras, tanto el PSOE como Unidos Podemos registraban solicitudes de comparecencia en el Congreso y el Senado para que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, acuda a explicar por qué había decidido utilizar Archidona como centro de internamiento de inmigrantes en situación irregular.